La mujer del opresor 2.0

Creación

A veces (cada vez más, muchas veces) discutimos. Como todo el mundo, vaya.

Tú enumeras los motivos para votar A y mientras hago como que te escucho, con los ojos muy abiertos y moviendo mecánicamente la cabeza de atrás hacia adelante, en algún lugar cerca de la nuca voy desmenuzando con saña cada frase y escogiendo cuidadosamente los argumentos con que atravesaré esa superficie tan brillante y estirada de tu discurso hasta que pierda todo el aire o bien reviente.

Plop.

Después te acuestas conmigo. Eres tolerante, me dices, y te ríes. Nunca me imaginé que acabaría tan pillado por alguien como tú. Votando a B.

Tampoco yo me imaginé dejándote actualizar la vieja tradición de someter a la mujer del opresor.

Poesía like

Leave a comment
Blog

Chico. Chica. Te gusta la poesía. Te encanta. Das like y retwitteas cuando te metes en la cama con el móvil. Puede que algún día te animes y vayas a una jam, porque, admites, (subiendo un poquitín el tono) es taaaan guapo y dice esas cosas con la voz grave, mirándote a los ojos como si no hubiera nadie más.

Te han dado permiso para creer en las cosas bonitas y el amor. Permiso para volver a tener fe asíncopada y encontrar la esperanza dispersa entre dáctilos, yambos y troqueos. Aprovechas tu permiso recién estrenado para comprar libros. Libros con páginas de papel y preciosas ilustraciones que regalarás en los cumpleaños.

Te habían engañado. ¿Qué es poesía? Poesía no podía ser aquello. Poesía es esto que entiendes y te calma, porque es lo mismo que te dicen tus amigas y tu novia, lo que siempre esperaste de aquel ex, lo que lees en los muros y te aconsejan las revistas, pero mucho más bonito. Y también es gracioso y se entiende todo, y eso te emociona.  Te han dado permiso. Poesía eres tú. Al fin. A veces lloras.

Un solo gesto de pulgar. Convocas la belleza y el amor. Das like y retwitteas.

Álvaro Valverde dice

+ Otros también