Estrategias de fidelización

Leave a comment
2004-2014 / Blog / Uncategorized

Hemos caído en la barra de La Tabernita como esos niños que, nos contaban, aceptaban caramelos de desconocidos a las puertas de los colegios. Todo por culpa de las estrategias de fidelización de la hostelería tradicional. Que si ayer os invité a un aperitivo, que si mañana a una doble, y hoy, por supuesto, no me diréis que no a la última. Consecuencia: vuelvo al desorden, al menos durante unas seis horas. Después, a esperar mientras sigo buscando ejemplos de focalización. Aquí me vienen muchas dudas. A saber, ¿en que punto el cine pasa del celuloide a la celulitis? ¿Por qué cuando un pintor-escultor-fotógrafo-tanto me da graba un vídeo rudimentario se convierte automáticamente en, ejem, arte y cuando un director de cine hace lo mismo pero con un dominio técnico bastante más avanzado produce un, ejem, esnobismo infumable? ¿Por qué a Ruth le parecía Peter Greenaway un enfermo? ¿O dijo obseso decadente? No traduje bien.
El arca rusa. Después de verla me sentí culpable de que uno de mis directores favoritos sea Tim Burton.

Mañana como con p, de profesión sus semióticas. Tengo un viaje pendiente a Renedo. También algunas dudas. Prometo no preguntar por nadie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *