Hija

Leave a comment
2004-2014 / Blog / Creación / Uncategorized

Te he pagado ortodoncias y plantillas, clases de ballet y visitas al endocrino infantil. Aún eras pequeña. Blanqueamientos dentales, tratamientos antiestrías mientras estabas creciendo. Tenía la esperanza de que comprendieras. Te enseñé a peinarte, a maquillarte, a combinar los colores y las formas. Siempre has tenido la cintura muy ancha.
A mi me pusieron un corsé a los 5 años.

No sabes vestirte, llevas siempre los cuellos desbocados, no usas secador.

Yo duermo todas las noches con rulos desde los 15 años.

Zapatos planos. Por fin te has comprado unos tacones. Muy tarde.
Has aprendido. Por fin.

Sólo vales en la medida en que ellos te deseen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *