Rodilla

Leave a comment
2004-2014 / Blog / Uncategorized

Se le había ocurrido mudarse después de una cena para diez. Acabábamos de colocar el frigorífico y fumábamos sentados sobre tres colchonetas apiladas una encima de otra.

Éric se acercó. Me besó en la rodilla.

Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *