Chloë

Leave a comment
2004-2014 / Creación / Uncategorized

Su novia acababa de comprar una cámara digital. Le hacía fotos y fotos que eran la misma, contra el gotelé parduzco. Una y otra y otra. Todas con las mismas sombras cruzadas, mal puestas, con las crestas de la pintura agigantándose contra la pared.

Hasta que consiguió los ojos y la sonrisa descreída de Clhoë Sevigny en Boys don’t cry.

Mira. Por fin eres tú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *