Penélope en el circo

Sabes que brincar de cama en cama como un trapecista tiene sus riesgos. Que algún día, sin avisar, alguien extenderá la red que proteja tu salto del vacío, y ese día caerás.

Y cuando caigas, alguien prometerá deshacer los nudos de la malla para que continúes tus acrobacias, pero todas las noches, mientras duermas, alguien anudará los cabos aún más fuertes.