Allí, II

Leave a comment
2004-2014 / Blog / Uncategorized

El tiempo que estuve allí lo pasé con la sensación de estar en un perverso parque temático.

En este descampado (una escasa parcela), entre los edificios H y C, violaron a una estudiante a las dos de la tarde. Cojan siempre el autobús.

En una mezcla de museo con guía o en un videojuego.

Nos han dicho algo sobre el ascensor.
No se lo cuentes. Las vas a asustar sin motivo. Eso ya pasó.

Todo estaba, está lleno de huecos. También reales.

Sólo tienes que salir, después de las diez, mejor si vas acompañado. Con que pases dos calles más allá, podrás comprar lo que quieras.

Si existiera un hacinamiento por ausencia, serían los laberintos ajardinados de las cités, los callejones sin salida, los metros y metros vallados que protegen la nada de solares inservibles.

(Ahora mismo, desde el piso de al lado, el escayolista afirma que las religiones lo único que hacen es atrasar a los pueblos)

Un fantasma recorre Europa.
(arranco alevosamente de contexto)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *