El Egipto hermético

Una de mis abuelas, cuando tenía que ejercer, me regalaba libros.

Los compraba en Madrid. Solían ser de saldo. Tenían los títulos que tenían que tener.

El Quijote en cómic para niños
Fuenteovejuna. Edición escolar
Pulgarcito

Pero cada vez andaba peor de la vista. Y se le escapaban incoveniencias.

El Egipto hermético