20 años

Cara A

PrimalScreamVelocityGirlTheMightyLemonDropsHappyHeadTheSoupDragonsPleasantlySurprised
TheWolfhounds
FeelingSoStrangeAgainTheBodinesThereseMightyMightyLawStumpBuffalo
Bogshed
RunToTheTempleAWitnessSharpenedSticksThePastelsBreakingLines
AgeofChance
FromNowOnThisWillBeYourGod

C-86 fue un obsequio de la revista NME, continuación tardía de la recopilación C-81. C es inicial de casette. 86 son las últimas cifras de 1986. Los grupos listados en C-86 compartían los mismos métodos de producción y distribución DIY que el post-punk y musicalmente estaban cerca de la new wave menos experimental, con instrumentos baratos y peor oído.
A pesar de todo eran algo distinto.

c86

Cara B

TheShopAssistantsIt’sUpToYouCloseLobstersFirestationTowersMiaowSportMostRoyalHalfManHalf BiscuitIHateNerysHughes(FromTheHeart)TheServantsTransparentTheMackenziesBigJim(There’snopubsinHeaven)
bIGfLAMENewWay(QuickWashAndBrushUpWithLiberationTheologyFuzzboxConsoleMeMcCarthyCelestial CityTheShrubsBullfighter’sBonesTheWeddingPresentThisBoyCanWait

C-86 nació con la intención, por parte de NME, de crear una escena musical y de que algunos de los grupos incluidos llegaran a los cauces mayoritarios de distribución. Sólo ocurrió varios años más tarde, y no con los grupos previstos.
Sus canciones no fueron precusoras del twee, ni del anorak pop. Entre sus temas preferidos destacaba la política más que las historietas chico conoce chica con final torcido a las que se entregarían los verdaderos twee en sitios como Sarah Records.
Si es cierto que ayudaron a crear la escena.

En 1986 había seis cintas de cassette en casa: jotas, María Dolores Pradera, versiones instrumentales de Simon y Garfunkel y el sensual saxo de Fausto Papetti. No podía coger discos de ningún hermano mayor. A todo esto.

Decir

Alguien escribe. Se tacha el subterfugio. Tacho el subterfugio. Subterfugio, en esta ocasión, está bien utilizado. Esto último me lo digo mientras lo compruebo en otra pestaña del navegador. En realidad he añadido un ¡por fin! al tiempo que recuerdo palabras, a veces mías, a veces de otros a quienes pongo cara, palabras artificialmente retorcidas en un contexto inadecuado. Quiero decir mal usadas.

Es decir.

De no haber estado frente a esta pantalla, me hubiera conformado con dos palabras. Eso hubiera dicho. No escrito.

No. No es exactamente esto lo que pretendía escribir.

Eso quería decir.

Wilke

videoinstalación

,Hannah. Murió de cáncer a mediados de los 80. O de los 90 quizás. Años antes había fotografiado el cuerpo enfermo de su madre en una serie aterradora. Entonces era bella, feminista y tenía una peligrosa afición a posar desnuda que le hizo acarrearse el recelo de las hermanas de la crítica. Sin embargo la actitud de su cuerpo retratado está muy lejos de las convenciones del desnudo femenino. No hay más que comparar con las estilizaciones masoquistas de la fotografía de moda.

Continuó haciéndolo a pesar de su propia enfermedad, cuando muestra sin pudor vendas y pinchazos, y una carne marchita, que apenas recuerda ya a la arrogante Hannah de los años 70, pero que emite aún una misteriosa llamada dentro de la decrepitud.

Procrastination

¿Qué es lo que obliga a alguien a sabotearse continuamente?

¿Al abandono, a pesar de que sabe –lo ha hecho otras veces– llegar hasta el final?

A hacer de la duda un hábito. Del hábito, cancro.

¿Por qué alguien decide devorarse?

Con deleite. Con fruición.

Comienzo

Esto es un fragmento de la primera entrada de inútil/imprescindible.

No hemos hablado demasiado del pasado común, lo que me parece un indicio inequívocamente positivo para una amistad: hay futuro. He vuelto a casa con ganas, llovía un poco.

Y ésta es la última entrada publicada

¿Qué hacen los artistas no experimentales?

He sostenido inútil/imprescindible durante dos años (2004-2006), he cambiado plantillas y añadido botones. La estética y las intenciones han variado durante estos 24 meses casi al mismo ritmo que los cambios en el diseño. Algunos fragmentos me han parecido brillantes, de otros no puedo sentir más que vergüenza, empeñada en dejar tanta constancia de los errores como de los aciertos.

No me ha servido el último esfuerzo. Ya había dejado de encontrarme cómoda en mi pobre afición a las siglas (CSS, HTML, Js) tiempo antes, pero decidí realizar el cambio definitivo allí.

Sin fundamento sólido me siento en un momento crucial, algo así como estar a punto de dar la vuelta a una esquina o de atravesar las puertas automáticas de una estación. Necesito ordenar, categorizar, limpiar, recolocar, etiquetar, nombrar, localizar. Aunque no atraviese puertas ni vuelva esquinas y todo permanezca exactamente igual que antes.

Comienzo aquí.