Hallazgo

Leave a comment
2004-2014 / Creación / Uncategorized

Descubrió una página mientras redactaba un memorándum.
En ella un hombre hablaba de lo feliz que era, de su mujer y sus dos hijos pequeños, de cómo habían celebrado el aniversario de una preciosa boda en una ermita, de lo inmensamente feliz, otra vez,  que era respirando a su lado.

Se llamaba igual que alguien con quien quizás había malgastado el tiempo cuando tenían tiempo de verdad y no momentos de ocio; o cuando se apretaban en pisos prestados sin calefacción para ver capitales europeas y eran turistas, y no viajeros, ni clientes, ni socios, ni estimados señores.

Hoy le parece un nombre pardo como la primera piedra que no puede tirar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *