Espera

Esta profesión, en bruto, solamente es espera. Uno se sienta a verlas venir y ya está.

Y cuando lleguen las cosas, ya habrá tiempo de perder la paciencia.

Libros Colgantes

Para celebrar la noche de los libros a alguien se le ocurrió colgarlos de una marquesina en el tramo de Fuencarral que va de la glorieta de Bilbao hasta la de Quevedo.

Como si no les hubiese bastado con la hoguera.

Vuelta

Escribir otra vez es peor que escribir por primera vez.

Es difícil descontraer los músculos de las malas posturas y adaptar los ojos a la distancia precisa. O al menos, sacar todo el partido posible a no saber mirar.

(Tienes razón.

Es un voluntario trastorno de la voluntad, pero la filosofía no prescribe medicación)