pepes y manolos

Leave a comment
2004-2014 / Blog / Uncategorized

No hay poesía para pepes y manolos. Sus nombres de pila nunca encabezarán la secuencia de una rima ni se esconderán entre dáctilos y troqueos.

Si tuvieran algún nombre distinto o más extranjero. Si en vez de Águila escupieran whisky barato entre los dientes caídos. Si no se fueran (¡qué ordinariez!) de chatos para hablar del Atleti. Si vivieran en una caravana o una casa de distrito minero con ralo jardín en vez de un piso de protección oficial en Entrevías. (Se vende yugo y flechas)

Pero no. Pepes y manolos no quieren salvarse. Literariamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *