Libertad de asociación

Leave a comment
2004-2014 / Creación / Uncategorized

Entra y se sienta a mi lado.

Abre una revista de peinados para novias

(nunca tendrá clavículas para uno de esos vestidos).

Se detiene en los semirrecogidos,

unos moños bajos de trabajados tirabuzones y trenzas.

Llevaba siempre una trenza larga y pelirroja y le esperaba a la puerta del colegio.

No era como las otras madres,

tenía el pelo demasiado largo y la trenza a medio deshacer.

Dos años después aprovechó un descuido de sus padres y se disparó con un rifle de caza.

Decían  que se estaba volviendo problemático.

Le gustan los tirabuzones y el palabra de honor.

Probablemente se esté dejando el pelo y las clavículas largas para la boda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *