Soportes, II

comment 1
2004-2014 / Oído / Uncategorized

La desaparición del soporte físico en favor del MP3 que vaga por el éter tiene más o menos consecuencias sobre determinados tipos de artistas, modelos comerciales o artistas-industria. La descarga masiva afecta poco o nada a los músicos de circuitos alternativos que venderían entre 30 y 500 copias. Antes al revés, el hambre de experiencia real “analógica” que propicia la saturación de nuestra experiencia virtual permite a los pequeños (en volumen de ventas) artistas si no vivir de la música, al menos no tener que invertir demasiado dinero propio en dar a conocer sus propuestas en directo.

Tampoco los artistas-industria son los más afectados, aunque sí lo sea el entramado ejecutivo-discográfico-comercial  que tienen detrás. El artista industria no generará las plusvalías de antaño, pero su valor añadido en el mercado (publicidad, eventos, grandes giras mundiales) aún le permitirán llevar una vida de pequeños placeres (ya se sabe, la pequeña mansión, el pequeño yate…).

Peor lo tiene la clase media musical, esa masa que va desde el músico-pyme hasta el que gana al año el equivalente a un asalariado modesto sin tener que dedicarse a otra cosa, porque la diferencia entre vender 400.000 discos a vender 10.000 no se compensa con espectáculos en directo. Unos verán gravemente mermados sus ingresos. Otros tendrán que descender al proletariado musical rellenando los huecos de la cartera con actividades paralelas.  ¿Qué opción de futuro tiene, en la red o fuera de ella, este tipo de artista?

1 Comment

  1. Pingback: Tweets that mention inútil · imprescindible » Soportes, II -- Topsy.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *