Doméstica

Y ahora tú te vengas dejándome las tortillas como aderezo de discóbolo,
y las nectarinas cual balas de una guerra de secesión.

No busques acosos ni conjuras.
Descongelarte, lo hice por tu bien.