Ora pro nobis

 

Ora pro nobis

 

 

 

 

 

 

 

 

Alfonso Díez, patrón de los funcionarios, ruega por nosotros.

Libéranos de los sótanos llenos de legajos,

de la amargura del café a media mañana,

de las Jefas de Negociado.

 

Ruega por nosotros, líbranos

de la grisura de los archivadores y el verde pardo de los expedientes,

de los ácaros y de las solteras.

 

Líbranos, señor

Aboga por nosotros.

Concédenos sexenios.

Regálanos moscosos.

 

Intercede, Alfonso, ante instancias superiores

para que ganemos el cielo de una justa jubilación.