Mid-life crisis, 20

Comprar un forro de plumón monísimo, clásico y súper ponible por si este año vuelve a hacer el mismo frío infernal de las dos últimas veces en el Primavera Sound.

Mid-life crisis, 19

Cuando alguien me descubre el Pornotapados de Paloma Blanco, explico sin inmutarme que se trata de una intervención artística sobre las revistas clásicas de los 70 en la que se establece en interesantísimo diálogo entre el horizonte de expectativas del lector-espectador y la obra en sí.

Estrategias para multiplicar exponencialmente los beneficios bursátiles

Te enamoras. Un día decidís ir a vivir juntos, por probar. Vais al almacén de muebles suecos. Peleáis un par de veces porque estás convencido de que os sobra con el Klippan pero ella prefiere el Erktorp, que es más mullido. O es al revés. Llegáis a casa. Montáis los muebles. Aquí falta un tornillo porque no sabes leer los dibujitos pedazo de burra. Y tú has puesto el lateral al revés imbécil. Peleáis un par de veces más. Tú sigues siendo imbécil y ella una burra. En unos meses ya la has dejado. O es al revés. Volvéis al almacén de muebles suecos por separado, a por cuatro cacharros que se quedó el burro e imbécil del otro, va a ser algo temporal. Vuelves a enamorarte. Un día decidís ir a vivir juntos, por probar. Vais al almacén de muebles suecos.

La cuenta de resultados del almacén de muebles suecos ha vuelto a crecer este año.

Hasta que una llave allen nos separe.

 

+ Urba: otra historia miserable

Windsor

Hace 10 años el 12 de febrero cayó exactamente en sábado. Por entonces completábamos unos cursos de doctorado previos a la fase de investigación, como si hundirnos en la academia nos fuera a salvar de algo. En realidad sólo seguíamos haciendo lo que llevábamos tanto tiempo haciendo sin mucho sacrificio ni grandes resultados. Una etapa incierta. No éramos jóvenes ya. Tampoco mayores aún. Y seguíamos dando vueltas sobre nuestros pasos, porque lo sabíamos todo absolutamente, pero comenzábamos a descubrir pequeñas grietas en esa fe tersa e inquebrantable. Nada nos iba a servir ni a salvar de ahora en adelante.

Como lo sabíamos todo, no hacía falta planificar nada. A veces quedábamos un sábado por la noche a comer pizza congelada, nos maquillábamos en pijama y acabábamos analizando los anuncios de teletienda a las cuatro de la madrugada, con los equipitos de salir y sus tres alternativas pulcramente extendidos como los huesos de un cadáver recompuesto sobre la colcha. Otras veces recomponíamos el cadáver y salíamos sin plan, ni destino ni, afortunadamente, nada que hacer.

Aquella noche el fuego nos echó a las calles. Estábamos bastante lejos del Windsor, lo suficiente para que la retransmisión en directo fuera ese espectáculo que podía verse en cualquier parte. Era mi segunda gran catástrofe madrileña, pero comparada con la anterior, este incendio de sábado era una fiesta, una falla alucinante y gigantesca.

En la calle no había masas histéricas, ni corrillos hablando de la noticia, ni siquiera caminantes preocupados y cabizbajos. Sólo gente. Subimos por Gran Vía hasta Callao y después nos atrevimos a bajar a casa, a pesar del frío punzante, bordeando las verjas oscuras del Retiro.

+ Hace diez años recordaba esto aquí mismo

Cosas que sé y rara vez me han servido para algo

  • Algunos sombreros tienen proa y popa, como los barcos.
  • Inigo Jones, arquitecto de la corte inglesa en el siglo XVII, fue uno de los primeros escenógrafos conocidos y reconocidos de la historia. Siempre me he preguntado cómo un escocés puede llamarse Íñigo.
  • A la muerte de Érik Satie se encontraron doce trajes de pana gris exactamente iguales en su diminuto apartamento.
  • Giorgio de Chirico retrató a Guillaume Apollinaire con un agujero en el cráneo antes de que éste fuera al frente en 1914. El agujero del cuadro ocupa el mismo sitio que la herida real de bala con la que el poeta volvió a su casa.
  • La esgrima es el único deporte olímpico de origen español.
  • El checo Karel Capek fue el inventor de la palabra robot. Aparece en su obra de teatro R. U. R. 
  • El concepto de paisaje no se asentó en la cultura occidental hasta el Romanticismo.

Walden 2.0

Me fui a los bosques porque deseaba vivir a conciencia, enfrentarme únicamente a los hechos esenciales de la vida y comprobar si no podría aprender lo que esta había de enseñarme, en vez de descubrir, en el momento de mi muerte, que no tenía cobertura, ni wi-fi ni red de datos móvil.

Nombres gloriosos

Una lista tonta de grupos con nombres absurdos, curiosos, estúpidos, chocantes o sorprendentes, encabezados por uno de los nombres de grupo más gloriosos de la historia.
 

I Love You, but I’ve Chosen Darkness

 

I Set my Friends on Fire

 

I Break Horses

 

The Pains of Being Pure at Heart

 

Casiotone for the Painfully Alone

 

A Place to Bury Strangers

 

 

The Soundtrack of Our Lives

 

Chain and the Gang

 

Godspeed You! Black Emperor

 

Joanna Gruesome