Mid-life crisis, 31

Leave a comment
Microdiario / Uncategorized

La idea de llegar a la vejez solo o sola es espeluznante y aterradora. Para mitigar la travesía del desierto y preparar el alma tenemos un no menos espeluznante y aterrador horizonte de catas de vino, cruceros para singles, quedadas con desconocidos para hacer yoga o crossfit y fines de semana secuestrados en casas rurales donde se hace jabón artesano o pañales de tela. Después de cruzar la mediana edad así, la artritis y decrepitud son hasta un alivio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *