Mid-life crisis, 36

Leave a comment
Microdiario / Uncategorized

De repente se te ocurre que esas antiguas tardes perezosas de sofá a la sombra de una palmera de chocolate no volverán nunca más. Y te da un poquitín de pena. Una pena muy ridícula. Y muy poquita.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *