Mid-life crisis, 40

Nunca bajes la guardia. La capacidad de tus padres para avergonzarte delante de desconocidos no decrece con la edad.