Mid-life crisis, 42

Está claro que la persona que pasaba  mañanas enteras en la cafetería de la universidad compartiendo trucos para no planchar y la que no sale de casa con una simple camiseta sin pasar por chapa y pintura no son la misma.