De buscar

La incomodidad es productiva.

Ha de ser el punto exacto, como el frío. Ni tanto que nos paralice ni tan escaso que nos duerma.

Pero una ligera desazón a la que no podamos poner nombre entre tanta comodidad de edredón de pluma y sofá viscoelástico nos echa a la calle sin saber muy bien qué es lo que tenemos que encontrar.

Y que no llegue el día en que sepamos exactamente qué buscar. Ni tengamos nombre para todo. Un nombre cómodo como un relleno de plumas de pato.

Mid-life crisis, 44

El Independance ya no te hace spam. Hace años que no sales en las fotos del 8 y medio. Te preguntas por qué han dejado de hacer conciertos en el Nasti.