De buscar

Leave a comment
Blog / Uncategorized

La incomodidad es productiva.

Ha de ser el punto exacto, como el frío. Ni tanto que nos paralice ni tan escaso que nos duerma.

Pero una ligera desazón a la que no podamos poner nombre entre tanta comodidad de edredón de pluma y sofá viscoelástico nos echa a la calle sin saber muy bien qué es lo que tenemos que encontrar.

Y que no llegue el día en que sepamos exactamente qué buscar. Ni tengamos nombre para todo. Un nombre cómodo como un relleno de plumas de pato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *