Sic transit gloria fotologi

Blog / Uncategorized

Oh aquellos tiempos salvajes en que no había ni ajustes de privacidad ni bloqueos. Éramos jóvenes, vivíamos en Antigua y Barbuda o en las Islas Vírgenes, e inocentes. Escogíamos un nombre gracioso, una canción de los Strokes y nos aposentábamos en una esquina de fotolog subiendo incautos jotapegés del Garaje Sónico, la planta de abajo del Freeway, los jueves del Nasti, Ochoymedio, Elástico, Low. De día éramos abogados en prácticas y enfermeras. Por la noche quedábamos en público para el finde y en la calle reconocíamos a las estrellas de aquel continente fotologuero al volver alguna esquina de San Vicente Ferrer. Allí nos dedicábamos canciones y subíamos imágenes celebrando el amor, el desamor, los festivales y los flequillos recién cortados. Íbamos abriéndonos en canal sin cuidarnos de los jefes malpensados, los amigos rencorosos o los ex enloquecidos.

Hay algo que salva a los pioneros, además de su audacia. Nunca nos ocurrió nada excesivamente malo o peligroso en aquel continente por explorar, más allá de un insulto en un comentario blanco sobre negro. Pasado el esplendor, comenzó el éxodo a tierras más ásperas donde nos habían prometido más de todo a cambio de todo lo demás.

Fotolog desierta, como un holiday resort abandonado donde fuimos felices en la infancia.

+Fotolog