Cicerón 2.0

Estos son malos tiempos. Los hijos han dejado de obedecer a sus padres y todo el mundo es videobloguero.