Midlife crisis, 46

Antes, después de una noche mala, te despertabas a las dos de la tarde en algún piso desde el que no sabías volver a casa. Ahora acabas metida en un grupo de WhatsApp de divorciados con hijos donde todas las mañanas se dicen buenos días con memes de amistad.