Jardín de la Croix

The Rincón Pío Sound

Me gustaría ser objetiva con Jardín de la Croix, pero no puedo y además tampoco es el propósito de estas críticas raspadas. Tuve la suerte de ver alguno de sus primeros conciertos, hace ya seis o siete años, algún cambio de formación por el medio, y les he seguido la pista con razonable asiduidad. Siempre suenan bien. Siempre se lo pasan bien arriba, o al menos eso es lo que transmiten. Siempre se exprimen al máximo, y excepto un infausto concierto con el bajo recién incorporado en un tugurio recién abierto (aunque en su descargo -del sitio aquel- han tenido un invierno de locura en cuanto a programación), ir a verlos es garantía total de total satisfacción. Han estado siempre tan engrasados y con un sonido tan definido que es más difícil observar la mejora, que la hay. Además tenía especial ilusión porque es la segunda vez que los veía en el Rincón, un oasis que está en mi pueblo y sólo tiene un defecto: hay que ir en coche.

Calvin Johnson

Calvin Johnson
23 de abril de 2014
Teatro del Arte

Otro de los Grandes Hombres Que Hay Que Ver. El Teatro del Arte es un espacio escénico pequeño aunque cómodo, con algo de iglesia, y aunque no esté especialmente preparado para albergar según que cosas, el bueno de Calvin se las apañó bastante bien con su voz de ultratumba y su apaleadísma guitarra sin amplificar. Prometió que esta vez no hablaría demasiado, y aún así nos regaló dos o tres historias curiosas, una emocionante Can We Kiss? y el apoteósico himno recitado Get In.

Madee

Madee
11 de abril de 2014
Moby Dick

Con la excusa de reeditar Orion’s Belt, Madee anunciaron reunificación (temporal) y gira. Fue una noche agradable, pero es cierto lo que me ha contado algún profesional de los eventos, de esos que van/vamos como si nos pagaran por ello. Que el 80 por ciento de un concierto es la posición que ocupes, y en esta ocasión, quedarse en el último tercio de la Moby Dick supone no poder meterse dentro y vibrar. Final apoteósico con Orion y ganas de encender bengalas y pedirle matrimonio al viejo Ramón.

IEPI + That Fucking Tank

IEPI + That Fucking Tank
2 de abril de 2014
La Faena II

IEPI ha sido mi debilidad de este 2013-2014, tres jovenzuelos de Banyoles que hacen math-rock divertido y sin tregua, y como viene siendo habitual en el género, no fallan ni un acorde ni una pegada. Para seguirles la pista. Además estaban esplendorosamente contentos porque abrían paso a la apisonadora británica que es That Fucking Tank. Como siempre, en uno de los mejores proveedores del ramo: La Faena II.

Sun Kil Moon

Sun Kil Moon
27 de marzo de 2014
Joy Eslava

Media hora antes de empezar, Mark Kozelek asomó la nariz a la churrería San Ginés, torció la boca como una diva de camerino grande y limpio y se dio la vuelta. Los Grandes Hombres y Músicos insultan al público aunque estén casi solos en el escenario y nosotros seamos más, pero alguien que fue capaz de crear una maravilla como Katy Song o dejar esos apuntes de autobiografía universalmente aplicable que es todo Benji, merece un respeto al menos como artista. Kozelek, vino, nos miró a todos por encima del hombro y defendió solventemente un buen trabajo.

Savages

20 de febrero de 2014
Shokolive

Falta emoción dentro de la oscuridad. Mejor en disco.

Betunizer + Juventud Juché

19 de febrero de 2014
Moby Dick

Dos nombres que nunca fallan y se comen a quién haga falta en el cartel. Sudor y ruido asegurados, aunque a veces se profesionalice la rabia.

Sesta Industria + Le Parody

 IMG_0006_2
La Faena II
17 febrero, 2014

Enorme sorpresa Sesta Industria, un grupo de improvisación ruidista con la gran Beatriz Vaca a la guitarra en esta ocasión. Si Sole Parody quisiera, le saldrían muchos pretendientes discográficos con la misión de hacer bailar a la raza humana, pero ella ha decidido seguir de fiesta en casa, y así está bien.

Visto: en directo. Noviembre. Diciembre.

 

Timber timbre / Akron Family: Timber Timbre hacen americana lánguida y demasiado íntima para una sala grande. Aún así merecen una escucha. Akron, puro festival.

Lüger / Disco las palmeras!: sonido infame. Lüger aparecieron durante unas escasas tres canciones para apoyar a Disco las palmeras!, que no pudieron desplegar el potencial sonoro del que hacen gala en su debut.

Persons / Tigres, leones: Nada nuevo proponen Persons en su prime ro segundo concierto. Tigres leones han dado un salto cualitativo en pericia instrumental. Sólo se echan de menos un repertorio más amplio.

The Exploding Boys: concierto homenaje a la última gira de The Cure, los siempre eficientes Exploding Boys no llegaron a acertar del todo con su nuevo teclista ni con la sonorización de la sala. Mucho mejor el concierto acústico de aniversario de la semana siguiente.

Jardín de la Croix: ellos juran que no salieron al cien por cien a tocar, pero no les creí. Contundentes, geniales y cada vez mejores músicos, si eso es posible.

Battles: ¿el math-rock puede ser divertido? Según Battles sí.

Solletico / Doble Pletina: entre tanto insulso imitador del pop amateur de los noventa, del tontipop, el synthpop o el indie pop se cuela de vez en cuando algún grupo en mayúsculas, de esos que sólo tocan bien, cantan bien, tienen buenas letras y canciones bonitas, nada más. No sabría cuál elegir, pero el barroquismo Solletico me pierde.