Moda chulapa

Los chulapos anónimos, depositarios de la tradición y las chulapas reventonas y locuelas de tiempos más grises conviven democráticamente con el chulapo merengue y de periferia de aluvión, porque la chulapearía es para todos, también para las infantas de campechanidad mesetaria adquirida por herencia genética.

Que los vestidos de gitana serán muy conocidos en Tokio y París, pero los chulapos tienen como documentalista pictórico a todo un Goya. Chulapos por el mundo, ayer y hoy, posando con la impertérrita chulapería de rancio abolengo y noble casta de una Aguirre, porque la chulapería no es patrimonio exclusivo de las clases humildes. Los chulapos anónimos, depositarios de la tradición y las chulapas reventonas y locuelas de tiempos más grises conviven democráticamente con el chulapo merengue y de periferia de aluvión, porque la chulapearía es para todos, también para las infantas de campechanidad mesetaria adquirida por herencia genética.

Más allá de las fronteras de Madrid, recordemos que Lacroix no sólo nos robó a las mujeres de Julio Romero de Torres, también se quedó con las chulapas. Ahí encontramos la reinterpretación cosmopolita, mestiza y llanita de Mr. Galliano,o la actitud del señor Lagerfeld, que aunque tamizada por esa estoica tirantez tan altoburguesa y protestante suya, sólo puede calificarse con una palabra: chulapo. Y así la señorita Martínez Berrocal, sevillana de pro, chulea con igual gracia en parpusa que vestida de gitana.

+ Un breve glosario de términos y dichos

+ Movimiento asociativo castizo